miércoles, 19 de septiembre de 2012

Ya tienes 18 razones para odiarme, gilipollas.

Felicidades, solo felicidades. No voy a decirte todas esas frases que te decía porque no te lo mereces. No mereces nada de lo que te di, sin embargo te lo dí todo lo que tenía y me quedado sin nada, Me he quedado sin ti. Me he quedado sin tus besos. 
Porque no quiero ser SUFICIENTE quiero ser NECESARIO, y como veo que no me necesitas ya no dependo de ti.
Me encataría tenerte aquí conmigo pero no sería suficiente, ya no eres suficiente.

Felicidades, y que te dean, gilipollas!